Como terapeuta integrativo utilizo las herramientas que proporciona la Terapia Corporal Integrativa, y muy en particular, fruto de esta formación corporal, la Terapia Reichiana y el Análisis Bioenergético, un método de psicoterapia creado por Alexander Lowen, discípulo de Wilhelm Reich, en los años 50 del siglo XX, que combina los aspectos psicoemocionales y corporales del ser humano. Parte de la premisa de que el cuerpo y la mente son funcionalmente idénticos. 

El Análisis Bioenergético nos proporciona un mapa del carácter y de las defensas que nos da la posibilidad de trabajar de forma específica en cada caso y potenciar y profundizar el proceso terapéutico. A través de los ejercicios de Bioenergética podemos deshacer los bloqueos que nos alejan de la vida y de nosotros mismos. La bioenergética nos ayuda a conectar con nuestras emociones, con nuestro cuerpo, con el fluir de nuestro organismo. Son en definitiva ejercicios que permiten profundizar en la toma de conciencia, y por tanto nos ayudan a pasar a la acción para llevar una vida más plena. Su propósito final es la reconexión con uno mismo y con la vida.