La adolescencia es un momento de redefinición de la identidad, un momento complejo de dejar atrás la infancia para caminar hacia la edad adulta, y que a menudo es vivido con inseguridad,   angustia o dificultad, haciendo conveniente un acompañamiento emocional. 

En caso de que el adolescente sea mayor de edad, el primer encuentro se realiza con los padres para tener un contacto entre adultos sobre la situación que necesita de intervención.