Os comparto las reflexiones recientes de mi página profesional de Facebook. Espero que os gusten.

Cuánto crees en ti es inversamente proporcional a cuánto pones la mirada en que los demás te aprueben. Cada vez que nos perdemos en buscar que los demás nos reconozcan, en la herida del rechazo, nos perdemos a nosotros mismos.
Olvidamos lo bellos que somos, así, tal cual somos, cuando ponemos la mirada fuera, y no dentro.

Abrir espacio para el contacto y la escucha interna. Tomar conciencia de los pensamientos, respirar, y sentir plenamente. Hacerme cargo de lo que siento y de lo que pienso. Estar en mí, habitarme, y estar así contigo, en este momento.

Los ideales nos alejan de las relaciones, personas y vínculos reales; los que podemos vivir en y desde el corazón. La pareja ideal, el ideal de uno mismo… Nos exigimos ser otras personas, y exigimos que los demás lo sean también. En lo real está la vida, aconteciendo más allá de ideales inalcanzables.

Toda la energía que ponemos en juzgarnos y en negarnos, la podemos poner en reconocernos y validarnos. El hábito de boicotearnos se puede transformar en un compromiso por crear nuestra propia felicidad, como artistas que somos de nuestra propia vida. Es una elección.

Escuchar y atender lo que siento. Sentir con el corazón lo que pienso. Actuar y vivir lo esencial.