La terapia gestalt, creada por Laura y Fritz Perls a mediados del siglo XX, es un psicoterapia humanista fundamentada en la toma de conciencia o «darse cuenta» en el aquí y ahora, y en el hacernos cargo de nuestra vida desde este darse cuenta.

A lo largo de la terapia ponemos conciencia a los aspectos que venimos a revisar, los asuntos inconclusos, las dificultades y bloqueos, y mediante la terapia y la técnica gestáltica aprendemos  a dejarlos atrás y pasar a la acción de acuerdo con nuestras necesidades. De esta forma podemos transitar y recolocar los asuntos vitales y seguir nuestro camino de forma más responsable y plena. 

La terapia Gestalt nos ayuda a retomar el contacto con nosotros mismos, y con nuestras necesidades. De esta manera nos ayuda a retomar nuestra espontaneidad. Así, volvemos a escucharnos, atendernos, y ponernos en relación con nosotros mismos, con el otro y con la vida.