Dejarse ser uno mismo, y así poder tomar nuestro lugar en la Vida es algo que de una forma u otra está presente y acaba apareciendo en todo proceso terapéutico. En terapia desvelamos lo que nos impide ser nosotros mismos, y retomamos el contacto con nuestra esencia, con el Ser, que es a su vez lo que nos arraiga a la Vida, y lo que nos guía para encontrar nuestro camino.

Todos hemos aprendido a desarrollar estrategias para sentirnos queridos, desde que en la infancia nos sentimos rechazados, abandonados, no vistos, no reconocidos… En terapia tomamos consciencia de estas estrategias que en realidad nos alejan de nosotros mismos, de la Vida, de nuestro camino, de los demás.

Aceptarnos tal y como somos es el primer paso que nos va a permitir cambiar nuestras vidas. Aceptarnos tal y como somos nos abre la puerta a tomar nuestra fuerza, a estar en contacto con nosotros mismos, con nuestra esencia, quienes realmente somos, y no quienes hemos aprendido a ser para sentirnos aceptados y queridos.

No necesitamos la aprobación de nadie para Ser. No necesitamos la mirada de nadie para sentirnos vistos. No necesitamos el reconocimiento de nadie para sentir nuestro poder, nuestra fuerza. Podemos dejar de dar el poder a los demás, podemos tomar nuestra fuerza, la que nos da sentir que somos perfectos así como somos. Esta es la puerta del cambio.

¿Qué hacemos en terapia?
Etiquetat a: